• Por: Dr. Daniel Urcía, presidente de FIFRA

Hay que avanzar con más correcciones fiscales en la cadena cárnica


Los cambios fiscales y los controles comerciales que impulsa el Gobierno ayudaron a corregir las distorsiones que había en el comercio vacuno. Falta avanzar en cambios en la aplicación de impuestos como ingresos brutos en la mayoría de las provincias y también en las modificaciones necesarias para encuadrar de una manera correcta y conveniente al comercio minorista.

A más de un mes de vigencia del nuevo régimen de pago a cuenta de IVA y de acuerdo a informaciones preliminares se podría decir que su implementación ha sido un éxito, incluso el pago a cuenta de Ingresos Brutos (IIBB) para la provincia de Buenos Aires estaría funcionando correctamente.

Se hace necesario coordinar rápidamente con el resto de las provincias para que también implementen la alicuota de ingresos brutos diferenciada para los matarifes abastecedores en a razón del 0,5%, al igual que en Buenos Aires, Santa Fe y Cordoba ya que en algunas jurisdicciones dicha alicuota llega hasta hasta el 3% y hace ilusoria cualquier acción para transparentar el mercado porque la presión impositiva se vuelve insostenible.

En el mismo sentido se torna sumamente necesario buscar un encuadre tributario para el sector minorista. Los carniceros desempeñan un oficio que no difiere en demasía con los plomeros, gasistas o artesanos, pero en cuanto el encuadre tributario impide que puedan obtener los beneficios de un régimen simplificado porque su facturación hace que se excedan de los límites permitidos por dicho esquea fiscal, aunque su utilidad sea muy inferior incluso de la que se obtiene incluso en los otros servicios antes enunciados. Esta situación, más las altas tasas de ingresos brutos a nivel minorista, hacen que estos comerciantes no quieran que la mercadería les sea facturada generando problemas para el sector mayorista.

La solución para este dilema se torna indispensable para continuar con el sinceramiento del sector de ganados y carnes so pena de arriesgar al fracaso.

La Subsecretaria de Control Comercial Agropecuario dependiente del Ministerio de AgroIndustria ha salido decididamente a fiscalizar el cumplimiento de la normativa impositiva, provisional y comercial, imponiendo sanciones severas como la suspensión preventiva de actividades, pero el país es extenso y el personal y recursos es escaso, por ende, a la fiscalización hay que ayudarla reduciendo la presión fiscal (en su mayoría de impuestos locales) y permitiendo un encuadre tributario al sector minorista.

La situacion en general de la industria frigorífica continua siendo precaria, como lo dijéramos algunos meses atrás. Hay una nueva baja en el precio del cuero (otrora principal subproducto de faena) que parece no tener piso y un aumento en general de costos. A la ya comunicada suba de los servicios públicos habrá que adicionar el incremento salarial dado que el acuerdo paritario venció el pasado 31 de marzo.

En el marco de la discusión paritaria esperamos la citación del Ministerio de Trabajo para iniciar formalmente la negociación. En la reunión convocada y celebrada en el Ministerio de AgroIndustria el pasado 14 de Marzo, en presencia del Ministro y de representantes de la cartera de Trabajo, la industria en su conjunto dejo expresada y ratificada su posición y la necesidad de que haya una UNICA negociación salarial y una UNICA escala vigente en todo el territorio del pais.

Abril no sera un mes cualquiera, con los mayores costos de la industria y el actual precio de la hacienda debería haber aumento de precios de la carne.


  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon

© 2016 by Sí! Comunicación Creativa para Nuevos Vientos Consultores