• FIFRA INFORMA

Mercado ganadero: entre la crisis interna y la demanda exportadora.


Crédito: Entre surcos y corrales






Reproducimos una columna escrita por el consignatario Carlos J. Colombo (h) de Colombo y Magliano en Informe Ganadero donde analiza las perspectivas para el comercio de hacienda en función de la situación económica local y las perspectivas para la exportación.



Más allá de los cambios en las cotizaciones nos resultado interesantes los conceptos del consignatario Carlos José Colombo hijo de la firma Colombo y Magliano este operador del mercado que analiza la perspectiva para el negocio y con criterio hace hincapié en el peso que podría tener la crisis interna en la definición de las cotizaciones así como también comenta los cambios que se fueron dando en el negocio de la exportación.

Crédito: Canal Rural

Por otro lado hay que tener en cuenta que en las últimas semanas se volvieron a realizar remates en el Mercado de Liniers que es el formador de los precios ganaderos. La vuelta de las subastas, que se habían suspendido por la pandemia, también influyó para que mejoren los precios.


A esos factores se agrega que cuando se reduce la oferta el productor modera sus ofrecimientos para intentar capturar mejores valores porque ve como cada día se obtienen mejores precios, eso también influye en la tendencia alcista que se vio desde fines de julio.


Tengamos en cuenta que en pocos días hubo un salto importante, y una mejora de 10 pesos en la venta no es poca cosa, por eso se “especula” con el momento del envío de hacienda a la faena.

La mejora que se vio en los precios del gordo vino más que bien porque se había quedado muchos respecto del salto que tuvo este año la invernada y en consecuencia el resultado económico del engordo daba muy mal, esto hace que la ecuación al menos de compra venta se comience a equilibrar y si se computa en el proceso los kilos baratos que se agregan en la recría la cuenta empieza a tener otro color, más allá de que en el proceso de engorde propiamente dicho sea muy ajustada.


La recría viene jugando un rol muy importante en la ganadería. Son muchos los que la incorporaron en los últimos años a sus esquemas productivos. En parte porque suma kilos a bajo costo y además porque permite terminar animales más pesados, en definitiva ayuda al agregado de valor a la inversión de compra que este año resultó significativa.


Al haber más recría es muy probable que en esta segunda parte del año tengamos más hacienda de las categorías livianas terminadas a corral, pero no creo que se vaya a dar una concentración fuerte en un determinado momento del año, por el contrario lo que esperamos es que esa oferta se vaya desparramando a lo largo del semestres y eso se deberá a que, como dijimos en el inicio de la nota, el encierre fue menor en el inicio de la zafra, se potenció hacia mayo y junio y además se incluyó la recría que da flexibilidad en la elección del momento de ingreso de los animales a los corrales.


Eso ayudará a compensar un factor bajista que seguramente tendrá el mercado en los próximos meses y que tiene que ver con la crisis económica que se expresa en un menor poder de compra de la población. Si los argentinos prefieren a la carne como a ningún otro alimento y esa demanda entonces está garantizada, es muy real que el poder de compra de la población se verá resentido por la crisis que se profundizó con la cuarentena de forma significativa.


Veremos en las próximas semanas si la suba que se está dando en el precio del ganado para faena se puede trasladar al valor de la carne en la góndola, si el traslado es total o parcial y en tal caso si termina repercutiendo en el mercado ganadero. Hoy el carnicero no puede tocar los precios sin afectar volumen de ventas.


En resumen veo un factor bajista que es el menor poder de compra de la demanda interna. Además hay que considerar que hay una oferta abundante de las otras carnes como la de pollos y cerdos. Por otro lado uno alcista que es la posibilidad de moderar ventas o una salida más repartida de esa oferta.

En cuanto a la exportación, creo que tendrá un comportamiento totalmente diferente. Lo que vemos es que se están comenzando a diferenciar el mercado exportador del interno.


Por un lado hay que tener en cuenta que se reactivó y con fuerza la demanda europea que lleva cortes finos de novillos para la cuota Hilton y un set más amplio aunque menos volumen para la cuota 481.

En el caso de la cuota Hilton los valores se fueron afirmando de forma significativa tras el regreso a la actividad de restaurantes y hoteles y los últimos precios rondan ya los 200 pesos por kilo en gancho.


Esta suba también se ve influida por la menor oferta de novillos debido a que muchos establecimientos quedaron fuera del listado de los que puede proveer novillos para la cuota Hilton por no cumplir con todos los requisitos que piden el Senasa y el protocolo vigente.


También se observan que hay más negocios de exportación de carne a Estados Unidos que compra recortes para hamburguesas, Israel volvió a demandar carne kosher y China sigue llevando volúmenes importantes de carne atender a una demanda interna insatisfecha debido a la crisis en su producción de carne porcina consecuencia de la pérdida de una porción importante de su stock por la difusión de la peste porcina africana. La vaca tuvo una mejora para destacar en las recientes semanas por la puja entre los industriales para hacerse de una categoría cuya oferta comienza a reducirse.


Creo que la exportación es fundamental y tendrá un peso importante en el negocio como compensación de las dificultades que se puedan generar en el mercado interno. No veo conveniente quedar a expensas de un único mercado, hay que tener abierta la mayor cantidad de canales comerciales posibles.

Invernada:

Los terneros esta año tuvieron un salto de precios muy marcado y ahora entramos en la etapa del año en la cual la oferta es menor por lo que es probable que ese mercado se mantenga firme sobre todo si se consolida la suba en el gordo.


La mejora en la invernada tiene que ver con la necesidad de los productores, no sólo de recriadores o frigoríficos sino también de agricultores, de encontrar una forma de resguardar el capital. La compra de hacienda tiene que ver con el interés de escapar a los pesos, a una moneda débil que cada día que pasa pierde algo de valor. Al mismo tiempo el cepo le pone freno a las alternativas de inversión entonces los que están en el sector se vuelcan a la compra de hacienda que antes o después actualizará su precio.


Ese es el principal argumento del resguardo del capital. Por eso cuando algunos productores venden parte de la cosecha cambian ese ingreso por hacienda para recría. Y ese es también el motivo por el cual los vientres tuvieron una actualización de precios.


Lo que estamos viendo en este tiempo es que está costando la venta de los terneros livianos de 150/170 kilos porque es una categoría más sensible y difícil de manejar, en cambio se observa que hay negocios de venta de terneros recriados de 250/28 kilos. Se trata de productores que compraron el ganado meses atrás y que ahora ven que lo pueden vender a 115/120 pesos, que es el mismo precio que le pagarían si lo tuviesen terminado para la faena. Entonces prefieren venderlo a un frigorífico que lo va a recriar para sacar un novillo y con ese dinero salen a reponer invernada. De ese modo se hacen del mismo ingreso sin esperar a que el animal esté terminado.


#ofertaganadera #consumo #exportación #precios #hacienda

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon

© 2016 by Sí! Comunicación Creativa para Nuevos Vientos Consultores