• Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon

© 2016 by Sí! Comunicación Creativa para Nuevos Vientos Consultores

Avances en la agenda del sector de ganados y carnes

 

La reunión con el presidente Mauricio Macri dinamizó la agenda sectorial.

 

En el encuentro se hablaron de varios temas de los que se esperan resoluciones en los próximos encuentros. Se destaca el acuerdo paritario y se reclama que se controle que todos los sectores industriales lo cumplan.

 

Además se comentan los cambios implementados por la subsecretaría de Control Comercial Agropecuario.

 

No quedan dudas que la reunión de la cadena de la carne bovina el día 30 de Mayo con el Presidente Mauricio Macri y los principales funcionarios de su gabinete fue un hecho relevante. Luego de más de una hora de reunión de neto corte ejecutivo, con el Presidente indagando por los temas de interés del sector se motorizó notoriamente la agenda y también dejó deberes para una futura reunión en un lapso de 60 días.

 

Esa reunión con el Presidente se produce luego de otro gesto histórico que tuvo el Jefe de Estado al visitar, en el marco de su gira por Dubai, China y Japón, la presencia Argentina en la muestra de Sial Shangai, donde concurrió a visitar el stand montado por IPCVA  que contó con la presencia de 26 empresas. Fue la primera visita de un presidente argentino a esa muestra y también un gesto fuerte de respaldo a los exportadores cárnicos argentinos.

 

En el marco de la visita oficial a China el equipo de Agroindustria liderado por el Ministro Buryaille retomaron los temas pendientes como la apertura de carnes enfriadas e hicieron énfasis en la necesidad de la habilitación de nuevas plantas como en la de iniciar el tratamiento del ingreso de carnes con hueso y menudencias a ese mercado.

 

También fue importante la presencia de 10 exportadores de Argentina que junto a IPCVA fueron a Filipinas, un mercado recientemente abierto y al cual ya pueden exportar 8 empresas carne enfriada y congelada, con y sin hueso.

 

En la ronda de negocios organizada por la Embajada y el IPCVA, participaron 25 empresas importadoras, todas previamente seleccionadas por la embajada con las que se concretaron reuniones de negocios que resultaron sumamente fructíferas. También se realizaron degustaciones de cortes de carnes argentinas que preparó el chef Argentino Juan Barcos que tiene experiencia en el mercado filipino. La experiencia fue por demás satisfactoria gracias al excelente trabajo del embajador Roberto Bosch y dada la potencialidad de negocios sería importante trabajar para la habilitación de una mayor cantidad de establecimientos que requieren la visita oficial del servicio sanitario filipino.

 

Entre los temas tratados en la agenda con el Presidente Macri se encontraba la concreción y aplicación de una escala salarial unificada para con la industria cárnica. Este hecho se pudo concretar luego de tres extensas audiencias en el Ministerio de Trabajo en las que intervino Rodrigo Troncoso, subsecretario de Ganadería del Ministerio de AgroIndustria y de la que participaron por los trabajadores la Federación Gremial del Personal de la Carne y sus Derivados, y la Federación de Sindicatos de Trabajadores de la Carne y Afines de la República Argentina, mientras que por el sector empresario lo hicieron las entidades que han suscripto paritarias los últimos años FIFRA, ABC, UNICA, CAFRISA y AFIC, acordando una escala con vigencia desde el 01 de Abril de 2017 hasta el 31 de Marzo de 2018, es decir que el primer objetivo se ha cumplido y ahora resta que  SE HAGA CUMPLIR en todo el territorio nacional.

 

La necesidad de una escala unificada obedece en primer lugar para asegurar que todos los trabajadores, cualquiera sea el tipo societario de su empleador, perciban un salario digno y en segundo lugar para que esos empleadores realicen el pago de sus obligaciones previsionales, de salud y de ART, conforme una base salarial legal, combatiendo así la precariedad laboral, la evasión y la competencia desleal.

 

El mismo día de la reunión con el Presidente se publicó la resolución que aumenta la caución de la faena de animales de peso inferior a 300 kg a $ 10.116.- y al día siguiente fue publicada otra resolución que establece un plazo de 120 días para la instalación en TODOS los mataderos de las denominadas cajas negras o controladores fiscales de balanzas y las cámaras de filmación de faena.

 

Desde esta Federación hemos expresado en numerosas oportunidades nuestra posición en contra de la limitación del peso de faena por entender que no promueve la producción de animales más pesados, por el contrario fomenta el negocio marginal. También consideramos qué al establecerse nuevos mecanismos de control en balanzas y las cámaras se deberían hacer coincidir los tiempos de vigencia de ambas normas.

 

Esta prórroga implícita de vigencia también daría la posibilidad a los sistemas productivos para adecuarse porque luego de muchos anuncios la mayoría de los productores no lo hicieron y esa penalidad (el incremento en la caución) sorprendió a la mayoría y coloca a los titulares de faena ante el dilema de tener que tratar de cumplir con una norma cuando no hay una oferta de animales definida y que colabore con el cumplimiento de esa exigencia.

 

Al cierre de esta editorial nos fue comunicado por el titular de SUCCA que con motivo de las zonas inundadas, durante un periodo acotado permitirá que continua el sistema anterior de cauciones, es decir el deposito de $ 500 por animal pero que será inflexible con suspensiones preventivas ante la  detección de ocultamientos, modificaciones o sustituciones al peso de faena, media con la cual adherimos porque constituyen fraudes comerciales. 

 

En la reunión con el presidente Maurcio Macri los productores dejaron en claro que hoy no se producen novillos pesados porque no les resulta rentable agregar 100 kilogramos y quedó como tarea proponer un sistema que aliente la terminación de ganado con kilajes mayores. El análisis de las faenas de los últimos años muestra una escasa participación de esa categoría y una presencia mayoritaria de las categorías livianas, a lo cual hay que agregar que en este último mes ha crecido la faena de terneras y vaquillonas.

 

Esta particularidad de nuestro sistema productivo es lo que nos motivó a cuestionar la vigencia del sistema de penalización de la faena de animales de 300 kilogramos y a proponer en defecto de su eliminación, un sistema que diferencia la faena de hembras a las que se les debería bajar el peso mínimo al menos a 260 kg de la de los machos que podría mantenerse en 300 kg.

Está claro qué hay una ralentización de la retención de hembras para ampliar la cantidad de madres y solo se está haciendo para reemplazo de las existentes, ante la escasa existencia de campos de recría y falta de asistencia financiera barata para retener, esos planteles son enviados a engorde para faena con destino al consumo doméstico. Al ingresar esas hembras a los corrales con un peso de apenas 180 kilos (sin recría), para llegar a los 300 kilos se engrasan indefectiblemente y los carniceros no las quieren, por ende los corrales las envían a faena con un peso inferior estando en infracción. Hoy con el nuevo valor de caución se pierde el valor del animal y se arriesga el titular de faena o frigorífico a una sanción mayor en caso de no denunciar esa presencia.

 

Por todo lo expuesto consideramos oportuno proponer que se postergue la vigencia del aumento en el valor de la caución hasta la implementación de las cajas de negras y cámaras de grabación en la TOTALIDAD de los frigoríficos y que se corrija a la baja el peso de faena de las terneras

Dos temas, también muy importantes, fueron abordados en la reunión presidencial, la presión tributaria, donde quedo claro la necesidad de que las 20 jurisdicciones faltantes realicen la disminución de alícuota de ingresos brutos al medio por ciento como lo hicieron Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba para la venta mayorista – matarifes – y abordar la alícuota a nivel minoristas – carnicerías – donde es necesario reducirla al 1 %.

 

El otro tema del que también se habló en la reunión con el presidente Macri es el estatus mínimo sanitario tipo A, sobre la base de lo actuado por SENASA en Tucumán, se coincidió en la necesidad de profundizar esos controles trabajando junto con todos los organismos de control y se resaltó la decisión de la provincia de Córdoba de avanzar en la adecuación  de todas sus plantas a trafico federal.

 

En resumen fue una reunión muy positiva y ejecutiva, con temas concretos cuyo seguimiento se hará en solo dos meses nuevamente junto al Presidente y su equipo.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Linkedin
Compartir en Google+
Please reload

NOTAS RECIENTES
Please reload