• FIFRA INFORMA

El Nuevo Frigorífico La Paz: un ejemplo de empresa pyme que busca agregar valor y empleo

Facundo Giacopuzzi, encargado del establecimiento, explica cómo está conformada esta empresa pyme, qué piensa del troce, de las exportaciones, de los problemas impositivos y de la informalidad de ciertos operadores.

Crédito: Nuevo Frigorífico La Paz


Facundo Giacopuzzi es el encargado del funcionamiento del Nuevo Frigorífico la Paz, en ubicada en la localidad homónima y propiedad de la cooperativa Agropecuaria La Paz que brinda servicios de acopio y corretaje de granos pero que desde 2012 comenzó a participar en el paquete accionario de esta empresa cárnica hasta que finalmente se quedó con la propiedad del mismo. La Cooperativa La Paz además tiene otras unidades de negocios como por caso “la planta de alimento balanceado, un distribuidor de diésel, dos supermercados, también nos hicimos cargo de un feedlot y empezamos así con la compra de invernada y su engorde con el objetivo de cerrar la cadena” explicó Giacoopuzzi.


El frigorífico es una empresa chica que cuenta con 17 empleados y con una faena mensual de 800 animales, la mayor parte son vacunos aunque también comenzaron a hacer ovinos.


“La producción de carne ovina arrancó por pedido de nuestros carniceros clientes que pedían tener corderos con la marca del frigorífico, pero es un negocio complicado porque tenemos que competir contra la faena informal que se hace en el campo y que nos deja fuera de competencia porque tiene costos mucho menores”.


Esa informalidad es la que largamente se viene reclamando que sea corregida desde Fifra además de resolver otros temas fiscales que son necesarios para un mejor y más competitivo funcionamiento de la cadena.


A pesar de contar con una estructura reducida se las arreglan para sobrevivir a los vaivenes de la economía argentina que está afectando el nivel de consumo de carne vacuna: “que en esta región cayó entre 25% y 30%. La gente se fue a otras carnes y otros alimentos que la reemplazaron”, dijo el referente de la empresa.


Giacopuzzi también dio su opinión sobre otras cuestiones: el troceo, las exportaciones de carne vacuna y la cuestión impositiva.


Con relación al troceo dijo que “implicará cambios en la industria y en la logística de reparto lo que elevará los costos. Las razones que llevan a esto parecen muy valederas porque apuntan a cuidar la salud del consumidor y del trabajadores, pero lo que es seguro es que vamos a necesitar de ayuda para poder hacer las adaptaciones que nos exigen”.


Con respecto a las exportaciones dijo que: “veo mal lo que está pasando porque se ponen en riesgo fuentes de trabajo y negocios lo que reduce el ingreso de divisas que luego el Banco Central necesita para hacer frente a sus compromisos internacionales. Además desalienta la inversión, en fin, termina perdiendo toda la cadena: productor, consignatario, frigorífico, consumidor y el Estado”.


En cuanto a la situación impositiva consideró que: “el impuesto más perjudicial es el de ingresos brutos se debería bajar la alícuota para que todos lo puedan pagar y se aliente la operatoria formal en lugar de alentar a la informalidad”.