• FIFRA INFORMA

Feedlots con bajos encierres y números que siguen complicados

Los números del engorde a corral no mejoran y las perspectivas no son alentadoras a pesar de la suba del ganado para faena por la firmeza del ternero y los altos precios de los granos.

Crédito: La Voz

Según el último informe de la Cámara Argentina del Feedlot (CAF), el encierre aumentó sólo 0,5% respecto de diciembre y llegó a solo 56,5% de la capacidad total instalada. El nivel de ocupación es bajo a pesar de que la seca debería haber impulsado una mayor derivación de hacienda a estos establecimientos.


Eso es consecuencia de que las cuentas siguen dando mal y que se impone la recría para bajar costos.

El informe de la CAF indica que la pérdida en la producción de un animal liviano llega a 3.000 pesos por cabeza, sin contar el costo financiero de la inmovilización del capital.


Los números dan en rojo por varios motivos. Por un lado, porque aumentan los costos de estructura y los gastos operativos. Entre ellos se destaca el valor de los granos, que seca mediante está impulsando los precios también a nivel interno. Con un valor de la tonelada de maíz en 25.000 pesos, el costo de producción en un feedlot se acerca mucho al valor de venta. La relación termina siendo de 9/10 a 1.


Pero además hay que tener en cuenta el desfasaje que hay entre la hacienda de invernada y el gordo, el animal terminado. La relación es de 1,20/1,25 a 1, cuando para que el número deje algún margen la diferencia debería ser de 1,15 a 1.


Quizás con el avance de la zafra de terneros haya mejores oportunidades comerciales, pero hay que tener en cuenta que en los últimos dos años los valores del ternero de cría se mantuvieron firmes durante todo el año y además que la caída en la producción de granos reduciría el poder de compra de los productores mixtos, aunque se vería compensada en algo por la mejora en los valores.


En este contexto los feedlots que sobreviven en este contexto son los que tienen alguna integración con otro eslabón productivo o comercial. Ya sea los que fabrican su alimento, los que están integrados a la cría o al comercio de hacienda. Pero en el resto de los casos se profundiza la descapitalización.


Lo que le queda esperar a los feedloteros es una corrección importante del precio del gordo, que compense las pérdidas. En los últimos días el mercado mejoró pero no lo suficiente para achicar la brecha con la invernada y además se viene dando una suba significativa del precios de los granos que sigue complicando la situación de estos establecimientos.


VER INFORME