top of page
  • Foto del escritorFIFRA Informa

Frigorífico Forres Beltrán: empleo, agregado de valor y carne para el consumo y exportación.

El grupo Beltrán invirtió y puso en marcha la plata Forres Beltrán En Santiago del Estero desde donde atienden al mercado interno del norte del país y producen cortes para diferentes mercados internacionales.


El espíritu emprendedor de los directivos del grupo Beltrán los llevó a expandirse en busca de un mejor posicionamiento en el mercado cárnico local y por eso sumaron a su planta de faena la de Forres Beltrán, llamada así en honor a los dos pueblos vecinos y ubicada en Santiago del Estero.

Este frigorífico fue inaugurado en diciembre de 2009.


Allí hacen faena de mercado interno, para usuarios, pero también propia con la que llegan a diferentes provincias del norte.


Además cuentan con habilitación para exportar a diferentes mercados como ser Unión Europea, Estado Unidos, China, Brasil, etc.


El establecimiento es ciclo 1 y 2 lo que les permite un mayor grado de elaboración de los productos, comercializar cortes congelados o enfriados y envasados al vacío.

Su director, Ricardo Schiavoni contó que faenan entre 800 y 900 cabezas por día, una parte se vende como medias reses pero la mayoría se procesa en cuartos primero y cortes luego. La plana frigorífica cuenta con un plantel total de 400 empleados.

Cerca del 40% de la producción tiene como destino el consumo interno y el resto se vende a los diferentes mercados internacionales para lograr la mejor integración posible.

Cerca del 70% tiene como destino China, el gran comprador de carne vacuna del mundo. Allí se envía carne de vaca de menor calidad en full sets, como así también la vaca en manta o block.


A la Unión Europea se venden cortes Hilton (Bifes, lomo y corazón de cuadril).


A Estados Unidos cortes traseros como peceto, bola de lomo o nalga y también se le venden cortes del cuarto delantero que procesa la industria de ese país.


Y a Brasil se envían cortes como la colita de cuadril y la tapa de cuadril.


Respecto del mercado chino Schiavoni dijo que “no notamos cambios en cuanto a los productos que demanda pero sí una fuerte caída en los valores consecuencia de una demanda más tranquila de los importadores debido a que su economía no se recuperó a los niveles que tenía antes de la pandemia”. También hay cuestiones coyunturales: “hay unas 70 mil toneladas intervenidas en los puertos por la detección de caso de vaca loca atípico, eso seguramente será liberado, por lo que suponemos que el mercado seguirá cayendo”.

En los últimos dos o tres meses los valores han sufrido una disminución muy importante, quizás hoy tenemos los valores mínimos de los últimos 4 o 5 años. “La caída es muy profundizada y no vemos todavía el piso” dijo Schiavoni.

Los precios son tan malos que, a pesar de la disminución en el valor de las vacas, el resultado del negocio exportador no es favorable.

Con respecto a las perspectivas del negocio del mercado interno dijo que “estimamos que el valor se incrementará muy poco hasta fin de año por la conjunción de una alta oferta y un consumo con poca capacidad de pago, quizás el salto importante se dé en el último tramo del 2023 o inicio del año próximo momento en el cual se suele producir un bache marcado de los ofrecimientos ganaderos.


Pero este año es particular porque hay elecciones de por medio y quizás haya cambios en la política económica por lo que es complicado decir qué puede llegar a pasar”, finalizó.


Crédito: Forres Beltrán

Comentarios


bottom of page