• FIFRA INFORMA

Frigorífico Integrados SRL. De matarifes a industriales que dan empleo a 150 personas.

La empresa está radicada en Villa Gobernador Gálvez y distribuye carne en toda Santa Fe. Su apoderado general, Alejandro Zegna, cuenta la historia de la empresa y analiza temas de importancia para el sector como el cuarteo y el impacto del cierre de exportaciones.


Crédito: Integrados SRL


El frigorífico Integrados SRL, ubicado en Villa Gobernador Gálvez, Santa Fe, nació a mediados de los años 60 gracias a la unión de matarifes y abastecedores que querían reforzar su posición en el negocio y aumentar niveles de producción de carne.


Fue entonces cuando se conformó la firma Matarifes Unidos Cooperativa Limitada que realizaba la faena en el matadero municipal.


Pasaron los años y gracias al crecimiento logrado al cabo de 5 años adquieren la planta de faena en la que operan actualmente lo que impulsa más su desarrollo. A partir de 1973, los miembros de la cooperativa decidieron iniciar la actividad industrial y comercial tal como la desarrolla en la actualidad y bajo el nombre de Integrados SRL cuyos titulares (las familias Morenza y González) son herederos de aquellos fundadores.


La empresa es un ciclo 1 que faena únicamente bovinos y con capacidad para 700 cabezas diarias y según contó Alejandro Zegna, su apoderado general, están trabajando al 95% de la capacidad instalada. El 40% de la faena es propia y el resto de matarifes, abastecedores y carniceros. La carne que producen la comercializan en prácticamente toda la provincia de Santa Fe.



El directivo de la firma se refirió a diferentes cuestiones que ocupan y preocupan al sector industrial.

En primer término habló sobre lo que se viene en pocos meses más, la venta por cuartos de la carne vacuna: “eso implica un cambio en la estrategia y comercialización de la carne. Todos estamos viendo como readaptarnos porque se va a requerir más capacidad operativa, más capacidad de frío y cambiar también cuestiones vinculadas a la logística y distribución”.


La modificación exigida implicará realizar la faena, enfriar la carne, luego cuartearla, llevarla nuevamente a cámara para luego organizar la logística y reparto del producto. Los cambios parecen pocos pero son muchos e incrementarán el costo de producción entre otras cuestiones porque “vamos a tener que contratar gente y/o cambiar los turnos de los operarios porque habrá gente que tendrá que estar afectada al cuarteo diariamente”.


Zegna dijo que esta preocupación los llevó a mantener reuniones con las autoridades provinciales con la intención de analizar la posibilidad de que se cree algún fondo nacional para financiar a las empresas ya que el acceso al crédito bancario para hacer esas inversiones no es sencillo ni está muy al alcance de la mano.


El directivo de Integrados SRL espera que aparezca la ayuda y las soluciones porque ve que el tiempo pasa y que “no queda no queda margen para poner en marcha el sistema” que regirá desde el inicio de 2022 según la establece la normativa.


Zegna se refirió también a otras cuestiones vinculadas a la actividad sectorial y destacó la recuperación que tuvo el precio del cuero en los últimos meses luego de haber atravesado una crisis seria durante años que deprimió notablemente sus valores. Hubo momentos en los cuales incluso se pagó a las curtiembres para su retiro.


La resolución que quitó los aranceles a la exportación de cueros, cuenta Zegna, mejoró la comercialización y “nos permite con la suma de los demás subproductos hacer frente al pago de sueldos y cargas sociales. La ecuación del subproducto ha mejorado bastante”.


El directivo de integrados además analizó la situación sectorial, complicada por la caída en el poder de compra del consumo interno y las restricciones a las exportaciones establecidas por el gobierno nacional.


“El cierre de exportaciones a nosotros, dado que somos netamente consumeros no nos impactó de forma directa como sí a las firmas que hicieron inversiones apostando a la venta a mercados internacionales como el de China, pero sí nos afecta de forma indirecta por el aumento en la oferta de carne que se traduce en un caída del valor de la media res”.


A eso se agrega otro factor que condiciona el resultado económico de los frigoríficos que firmaron una paritaria de 30% hasta diciembre. “Los sindicatos están pidiendo ajuste de hasta 20% más. Eso nos genera un problema porque incrementa la carga laboral que significa el 65/70% del costo directo de empresas como la nuestra. Ese aumento del costo no lo podemos trasladar el precio de la carne, por eso estamos pidiendo que el incremento se dé pero a partir de enero cuando se supone por el faltante de hacienda podría haber un incremento en los precios”.