• FIFRA INFORMA

Ingaramo analizó el contexto mundial y las perspectivas económicas para Argentina

Para el economista el acuerdo que se votará es cumplible si se hacen los ajustes necesarios y destacó que eso podría derivar en una baja sensible de la inflación. Respecto de la situación internacional dijo que no hay que confiarse respecto de la durabilidad del boom de los commodities porque “hay mucha burbuja en Chicago”.


Se realizó una nueva Charla Granadera organizada por Fifra y que contó con el auspicio del IPCVA en la cual disertó el economista Jorge Ingaramo quien analizó la situación política y económica local, así como también el contexto internacional.


En la presentación de la charla Daniel Urcía, presidente de Fifra, se refirió a lo que está pasando en el negocio de la carne vacuna y destacó el cambio de fechas para el inicio de la venta de carne en cuartos, para lo cual será exigible la tenencia de medios mecánicos a los efectos de no cargar al hombro las medias reses o de acercar al comercio minorista los trozos correspondientes en su defecto.


Dijo que para eso se requieren de créditos blandos de bancos públicos algunos de los cuales están ya a disposición de las industrias y otros se comenzarían a ofertar en pocos días más como es el caso del Banco de Córdoba. La fecha de inicio del cuarteo es el 1 de noviembre.


En su exposición Jorge Ingaramo comenzó describiendo el escenario previo a este nuevo boom de los commoditties. Dijo que el “cristinismo” sufrió dos derrotas: una en las elecciones y otra con el avance del acuerdo con el FMI en el Congreso Nacional.


Con respecto al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional consideró que “no hay nada que no se pueda cumplir, si se hacen las cosas bien. Lo que se requiere es generar la confianza necesaria para que bajen las tasas de interés” y se pueda ajustar la política fiscal y monetaria.


Uno de los aspectos que se resaltan de este acuerdo es el ajuste tarifario, en tal sentido dijo que eso significa apenas el 0,6% del PBI sobre un déficit fiscal de 4,6% por lo que no cree que sea un problema para el cumplimiento de dicho acuerdo que se votará en el senado.


Por otra parte, destacó que hay datos macroeconómicos positivos como el incremento del 42% en la facturación por exportaciones el año pasado de las cuales dos terceras partes las aportó el sector agroindustrial y que a su vez explicaron el incremento en la recaudación por derechos de exportación y total. “Así la recaudación aumentó 11% en términos reales”.


Resaltó que en 2021 la agroindustria generó una balanza comercial positiva de 15.000 millones de dólares. “Esto fue lo que movilizo a la economía, no el plan Cristina” que implicaba mayores distorsiones de precios en tarifas y más emisión déficit fiscal.

El economista dijo que en tanto se han los ajustes necesarios que exige el memorando con el FMI la inflación no sería del 60% como muchos analistas prevén sino bastante inferior en tanto se cumpla con ese acuerdo.

Con relación a la situación internacional indicó que incluso antes de que Rusia invadiera Ucrania el mundo “ya tenía un problemón, que es la inflación” derivada de la pandemia y que “Biden dijo que podría ser de 10% en Estados Unidos este año”.


En este contexto se dio la invasión de Rusia a Ucrania y el consecuente salto de los precios de los commoditties agrícolas. Sobre este tema consideró que “Chicago está sobreactuando”, en referencia al accionar de los fondos que operan en ese mercado y que podrían salir de las posiciones compradas en tanto se pueda ir resolviendo el conflicto Rusia-Ucrania lo que daría lugar a que esos fondos encuentren oportunidades de negocios en otros mercados.


“En Chicago hay mucho de burbuja” indicó y para ejemplificar esto destacó que entre Rusia y Ucrania suman exportan 13 millones de toneladas de trigo lo que significa el 30% del mercado pero apenas el 3,3% de la producción mundial.


En este contexto el especialista recomendó a los transformadores de granos, como es el caso de los feedloteros o productores de porcinos, no desesperarse ni esperar mayores subas porque los fondos especulativos “en esos mercados ganan con la suba y con la baja” de los precios y cualquier dato o noticia podría hacerlos salir de las posiciones actuales. Por eso consideró ser muy prudentes a la hora de comprar el grano que es el insumo principal de la producción de carnes.