• FIFRA INFORMA

La Piamontesa apuesta a la tecnificación, el crecimiento productivo y la generación de empleo


La firma nació en 1953. Desde entonces no paró de crecer, de sumar tecnología para hacer más eficientes los procesos productivos y así se convirtió en uno de los mayores productores de chacinados del país. La apuesta es seguir creciendo, sumar más negocios y empleos.





Fotos: La Piamontesa

Alberto Giacosa

La Piamontesa S.A., radicado en Brinkmann, departamento de San Justo, provincia de Córdoba, nació en 1953 y desde entonces no paró de crecer sumando tecnología, producción y empleados, explica el presidente del Directorio Alberto Giacosa, quien junto con sus hermanos y primos conduce los destinos de esta importante firma productora de chacinados y carne porcina.


Averaldo Santiago Giacosa

Su padre, Averaldo Santiago Giacosa dio comienzo allá por el año 1953 a este emprendimiento, aportando el poco capital del que disponía y con muchas ganas de hacer.


Incorporó a varios ex empleados del frigorífico Serrano que se estaba cerrando y alguno de los cuales luego fueron socios de la empresa. Ellos aportaban el trabajo y Averaldo la parte administrativa y comercial.




La familia tiene antepasados de la región del Piamonte, pero el nombre se debe a que se quiso hacer honor a la mujer procedente de esa zona: “gente muy laburadora, que cuidaba el mango” comentó.


“Desde el 53 venimos creciendo y avanzando a pesar de las dificultades propias de la Argentina, pero siempre yendo para adelante” y con un espíritu caracterizado por la innovación continua.


“Mi padre asistía cada 3 años a la feria IFFA que se hace en Frankfurt y en la que se presentan las maquinarias y desarrollos tecnológicos para la industria y sus hijos, fieles a esa tradición, no dejamos de ir. Sumar tecnología nos da la posibilidad de mejorar costos y ser competitivos. Siempre hicimos inversiones, sobre todo en épocas de malaria, pero por lo general nos fue bien, llevamos 69 años en permanente crecimiento”, destacó.


Tal es el nivel de inversión que cuentan con un depósito de frío para dos mil toneladas de producto terminado y el empaquetado y preparación anterior totalmente robotizado al igual que el depósito.

El empresario contó con orgullo la cantidad de colaboradores que tiene la empresa. En La Piamontesa suman 580 de forma directa.


Pero además hay que agregar los de Campo Austral, que en 2019 compraron a la firma brasileña BRF con lo cual la cantidad total de personas que trabajan en las dos compañías llega a 1400.


En cuanto al funcionamiento de la firma explicó, que en la planta matriz de Brinkmann, y en la de San Andrés de Giles, hacen la faena y desposte porcino y también dan ese servicio a terceros. La producción de los chacinados se realiza en Brinkmann y en la Planta de Campo Austral, radicada en el Parque Industrial Pilar. Por mes faenan unos 40 mil cerdos, aunque la capacidad instalada es superior a ese registro.


La carne vacuna la adquieren de proveedores, lista para su uso.


En lo comercial, tenemos (tienen) una red de vendedores, y distribuidores, que cubren, la totalidad de la geografía Argentina


Con la adquisición de Campo Austral incrementaron la faena hasta ubicarse en el segundo lugar del ranking de mayores faenadores de cerdos y productores de chacinados.


Al incorporar CA, sumaron de 8 granjas porcinas . Hoy incrementaron su eficiencia y les proveen a La Piamontesa y Campo Austral, los cerdos que generan las 8.500 madres que tienen en producción.

“No es un negocio fácil, pero hasta ahora tener propia producción de cerdos nos ayudó” dijo Giacosa.


El empresario contó que el plan de la firma es seguir sumando tecnología en diferentes eslabones de la cadena productiva como en la generación de vapor, calderas y cámaras de frío, como así también en la comercialización de carnes porcinas y chacinados.


Con respecto al negocio de la carne porcina y del chacinado en particular dijo que “en lo coyuntural la rentabilidad se ve amenazada por la suba del precio de los granos” pero hay otros temas que se deberían corregir y que tienen que ver con cuestiones laborales, financieras e impositivas. “El sector necesita de créditos blandos para hacer las inversiones en este rubro son altas. Esperamos se puedan dar las condiciones para poder exportar carne de cerdo como se hizo en estos últimos años y que perdure en el tiempo”.