• FIFRA INFORMA

Los precios de la hacienda para faena suben más que la inflación pero menos que la invernada


Crédito: eleconomista.com.ar



Las subas de los precios del ganado con el que se abastece el mercado interno superan por 15 y 20 puntos porcentuales a la inflación, pero la invernada aumenta más por la necesidad de cambiar pesos por hacienda.






Los precios del ganado con destino a la faena registran subas bien superiores a la inflación promedio que en la Argentina es mayor el 50% interanual según las últimas publicaciones del Indec.


Los valores de los novillos promediaron en noviembre 210 pesos el kilo vivo lo que implicó un aumento respecto del mismo mes del año pasado de 79%.

La categoría novillitos promedió 224 pesos, la suba interanual fue de 83%.

En vaquillonas el promedio fue de 215 pesos y el aumento del 82%.

En vacas el promedio fue de 145 y la suba de 50%. Esta categoría se diferencia del resto ya que sus valores dependen de lo que pase con la demanda exportadora para abastecer a China que viene pagando bien el producto desde hace varios años.


Cualquier que tuviera semejante suba en sus ingresos estaría más que contento en la Argentina de hoy ya que le hubiera ganado a la inflación con creces sin embargo para el ganadero que tiene costos crecientes la suba no es suficiente, y mientras tanto el consumo doméstico no puede pagar más de lo que se le exige.


El mayor problema se encuentra en los valores de la invernada, ya que el mercado del maíz se encuentra intervenido.


Todo el dinero que reciben los productores por la venta de gordo lo reinvierten en algo y en los posible en hacienda y eso incentiva el precio de los terneros de cría que tuvieron una suba interanual cerca al 100% y que cotizan entre 310 y 340 pesos por kilo vivo manteniendo una brecha superior al 30% con los valores (actualizados en las últimas semanas) de la hacienda terminada.