• Por Dr. Daniel Urcía, presidente de Fifra

Se requieren decisiones políticas y medidas que hagan del cuarteo una realidad y no un fracaso


Por Dr Daniel Urcía, Presidente de Fifra




Desde Fifra solicitamos medidas concretas de parte de las autoridades para avanzar en el cuarteo, mejorar el comercio de carnes y que no se caiga en un nuevo fracaso. Además, destacamos la baja incidencia de la carne en la inflación de enero y señalamos que no es la cadena productiva la responsable de la evolución de las cotizaciones sino la situación macroeconómica.


En nuestra última Editorial hicimos referencia a la implementación del Troceo y dijimos que era necesario el compromiso de las autoridades locales (provincias) conjuntamente con un régimen simplificado tributario que dependa de AFIP y un acuerdo con provincias para definir una alícuota única en todo el país de ingresos brutos que no supere el 1%.


El tema fue abordado en la reunión del Consejo Federal Agropecuario (CFA) convocado por el ministro Domínguez donde estuvieron presentes las provincias y fuimos invitados a participar entidades representativas de la industria cárnica como CECA (ABC), UNICA, FIFRA y Camya en representación de los matarifes, también estuvo la Mesa de las Carnes representada por su Coordinador Dardo Chiesa.


En dicha reunión ratificamos nuestra apreciación y desde el Ministerio de Agricultura se comprometieron en trabajar para realizar las gestiones ante el de Economía. AFIP y las provincias deberán dar una respuesta concreta en la reunión del próximo CFA, incluso se habló de confeccionar un acuerdo donde se asegure la realización y se dé participación a los organismos con competencia sanitaria y comercial, el SENASA y la Dirección de Control Comercial Agropecuario.


Traemos a colación este tema porque los plazos transcurren y los avances en los temas planeados no van a la misma velocidad y son necesarios para que el proyecto de cambios en la distribución de carnes pueda tener algún viso de éxito, como medida aislada, creemos que fracasará como lo fue con el “corte por lo sano” a principios de los 90.


Por otra parte, queremos destacar lo que está pasando con los precios de la carne. Se publicó recientemente el índice de inflación de enero y la “carne” no fue noticia porque no tuvo incidencia en la suba del promedio de precios del mes pasado. En algunos casos incluso hubo cortes que bajaron de valor, pero aun así la inflación fue alta y llegó al 3,9%.


Enero, como es habitual, es uno de los meses de menor faena en el año tanto de bovinos y porcinos y en particular en este año también fue de bajo volumen exportado. Pero el problema macroeconómico de Argentina hace que algunos bienes generen expectativas y entre ellos se encuentran los de la cadena ganadera.


Si miramos las series históricas, a valores constantes, el precio actual de la hacienda para faena es de los mejores del siglo, pero aun así hay expectativas de subas que de hecho se estuvieron concretando en estos días. Está claro que la actividad productiva no es la responsable de la evolución de las cotizaciones aunque se pretenda achacarle esa autoría. Ver: http://econoagro.com/analisis-de-coyuntura-ganadera-febrero-2022/


Mas allá de lo antedicho, la industria frigorífica representada por UNICA, ABC y FIFRA acordó participar del programa impulsado por la Secretaría de Comercio Interior mediante el cual se colocan en el mercado cortes a valores al público un 30% por debajo de los valores promedios del mercado. Esto implica un importante esfuerzo de las empresas exportadoras cuyo negocio además está gravado con el 9% de retenciones y con restricción de cortes.


Para finalizar nuestro comentario mensual queremos hacer un reconocimiento público a la gestión en SENASA de los Ingenieros Carlos Paz y Carlos Milisevic y deseamos a quienes ocuparán esos lugares Ingeniera Diana Guillen y Médico Veterinario Rodolfo Acerbi éxitos en sus nuevas funciones, manifestando nuestra vocación a continuar en las líneas de trabajo iniciadas.