• Por: Lic Ignacio Iriarte – Informe Ganadero

A moneda constante


Por: Lic Ignacio Iriarte – Informe Ganadero


“El gran protagonista de la reciente suba del ganado ha sido el consumo. Pese a la fuerte caída del empleo y de los salarios reales en el último año, el consumo se muestra hoy dispuesto a pagar la carne al mostrador 70% más que un año atrás, unos treinta puntos por encima de la inflación” dice Ignacio Iriarte.




En diciembre, y pese a que la oferta ganadera continuó muy alta, los precios siguieron subiendo, acumulando en el caso del novillito (350-390 kg) una mejora del 47% desde principio de octubre.

La faena de diciembre, pese a los feriados y a la menor cantidad de días hábiles, fue la segunda más alta para ese mes de los últimos once años. La oferta de las dos categorías claves para el consumo, novillitos y vaquillonas de dos dientes, totalizó las 643 mil cabezas, exactamente el mismo registro que en noviembre.


No faltó oferta, sobró demanda. Las fuertes subas del último trimestre se han dado sin una restricción de oferta, que ahora sí se espera para los próximos tres meses, escasez que durará hasta que el feedlot no recargue los corrales.


El gran protagonista de la reciente suba del ganado ha sido el consumo. Pese a la fuerte caída del empleo y de los salarios reales en el último año, el consumo se muestra hoy dispuesto a pagar la carne al mostrador -sin bajar la ingesta- un 70% más que un año atrás, unos treinta puntos por encima de la inflación.


Un especialista en consumo nos dice: “Es verdad que los ingresos de la población han caído en términos reales, pero también es cierto que hay una reasignación del gasto: ha caído todo lo relacionado con el turismo, el esparcimiento, la movilidad, la gastronomía, la indumentaria, lo que libera plata para otros destinos. Hay tarifas y muchos bienes y servicios con precios congelados o “cuidados”, y eso también libera ingresos y mejora el dinero disponible para otros usos.


Mucha gente, además, sigue haciendo dos comidas diarias en su casa, y encuentra en la carne no sólo un alimento, sino una fuente de gratificación, de satisfacción. Con el relajamiento de la cuarentena, y los días más cálidos, se ha incrementado mucho los asados y las comidas al aire libre. Las ventas de carne en diciembre, para las Fiestas, fueron buenas. Además, hay cientos de miles de personas de alto poder adquisitivo, que habitualmente veranean en Uruguay, Brasil o USA, que este año se han quedado en el país”.

  • Grey Facebook Icon
  • Grey Twitter Icon

© 2016 by Sí! Comunicación Creativa para Nuevos Vientos Consultores