• FIFRA INFORMA

El consumo interno, ese gran cliente de la cadena de la carne vacuna.


Crédito: de frente al campo






Pese a los problemas económicos el consumo doméstico fue el gran motor de los precios de la carne y de la hacienda y convalidó subas por encima de la inflación.




Los precios de la carne vacuna entre diciembre de 2020 y el mismo mes de 2019 aumentaron 75% de acuerdo con la última medición hecha por el IPCVA (Instituto de Promoción de la Carne Vacuna). Ese incremento coincide con el que tuvo la hacienda para faena.


Esos incrementos se corresponden con los que tuvo la hacienda lo que da cuenta de que la industria ni otro eslabón de la intermediación se guardó nada, que tampoco hay colchón para evitar el traslado al valor en la góndola y finalmente que el consumo este año quiso comer carne, ratificó su preferencia por el producto y convalidó esas subas que superaron por varios puntos a la inflación.


En cuanto a los valores del ganado, entre diciembre 20 y diciembre 19 el novillo subió 72%, los novillitos 75%, las vaquillonas 71%, y las vacas 73%.


Gran parte de la suba se dio en la última parte del año cuando bajaron los casos de covid, se relajaron los controles y se permitieron más reuniones sociales así como el funcionamiento de parrillas y restaurantes. Y en ese contexto quedó en claro la preferencia de los argentinos por el producto al que le asignan otros significados que no tienen que ver sólo con la calidad inobjetable como alimento.


El consumo interno se llevó en 2020 el 71% de la carne producida, en términos históricos su participación en el negocio bajó aunque se mantuvo el promedio de los 50 kilos por habitante y año, pero en términos económicos hay que destacar que a pesar de la crisis la demanda interna gastó más en carne.


Ese incremento del gasto además se vio favorecido por las limitaciones a destinar parte del ingreso a actividades recreativas como cines, teatros o a viajar y también fue menor el consumo de indumentaria.


Las más beneficiada con las subas fue la carne vacuna pero también la de pollos y cerdos. La carne avícola aumento 58% interanual y la de cerdos 59%. En los tres casos le ganaron la inflación aunque eso no significa que le hayan ganado a los costos productivos que van muy de la mano de lo que pasa con los granos.


VER INFORME